Homo

 

Amanecía.

 

Aterido por la larga noche

vi primero un tenue resplandor

y vagas sombras.

 

No sabía nada

ni pensaba nada,

pero el tronco hueco de un árbol

fue mi primer refugio.

 

Aire negro,

murmullos,

nada sabía,

aterrado,

nada pensaba.

 

( ¡Bosque umbrío,

cuna de los árboles y

de los hombres!

Te he visto crecer junto a mí

entre sombras de luz.

Juntos hicimos montones de tierra

fragante y fresca.

Y encaramado sobre tus recios hombros

descubrí el horizonte un día.)

 

. . . . . . . . . . . . . . .

 

En el principio

era el caos.

Pero abrí los ojos

y el mundo empezó a ordenarse.

 

No tenía aún palabras

y no puedo deciros lo que ví.

 

¡Luz!

 

¿Sería ésta

mi primera palabra?

Mi memoria lo oculta.

Pero al despertarme

una mañana,

después de un largo sueño,

miré y vi.

 

¡Ah, blancas nubes

viajeras,

inmenso cielo azul,

tierra vibrante,

aire estremecido!

 

¡Ah, sol poderoso,

dorado creador,

cálido padre!

 

. . . . . . . . . . . . . . .

 

Este es el

primer día.

 

Vedme, piedra

entre las piedras,

astro entre los

astros, hombre

entre los hombres.

 

Puro, nada

sabré decir

que no sea

la verdad,

nada mirar que no sea

la inmensa luz del día,

la clara oscuridad

de la noche.

 

Y os vi a vosotros

y os dije esto:

 

Blancas a lo lejos

resplandecen las nevadas cumbres;

cruzan el cielo azul

hechas jirones nubes;

la pradera a nuestro alrededor

desciende en suaves ondas

hasta el río;

más allá la neblina

nos trae el canto de los pájaros

del bosque fantasma.

 

El hondo olor de la tierra

enternece nuestro corazón,

la música del mundo

late en nuestro pecho.

 

La risa de los niños

que comienzan el día jugando

refulge, joya la más preciada

de nuestro tesoro.

 

Ante nosotros

el camino del día,

sobre nosotros

la cálida curva del sol.

 

No tengo palabras para expresarlo,

pero nuestras vidas están llenas,

hombres en la naturaleza.

 

. . . . . . . . . . . . . . .

 

Ahí tengo todo el mundo.

Aquí el mundo todo

me tiene.

 

Pues he de hablar por

no callar,

cantaré.

 

Esta es la mañana única

y el sol que ilumina desde lo alto

los campos y los corazones

es.

Niño entre los brazos

de mis padres,

hombre para mi niña

padre,

sólo sé reir y bailar.

  

¡Venga todos, en corro,

cogidos de las manos,

a girar en la rueda del día

felices y abandonados!

  

¡Éste es el círculo mágico!

 

. . . . . . . . . . . . . . .

 

¡Suene la música!

 

¡Cantad, oboes y flautas;

adentro, violas y bajos!

 

¡Levantad ya el vuelo,

voces quebradas,

roncos corazones!

 

¡Música, llénalo

todo, despliega

tu arco iris,

detén el tiempo

un momento!

 

¡Ahora! ¡Bailad

conmigo!

 

¡Que unos queridos ojos

contemplen nuestras miradas

y que juntos, muy juntos,

suene clara nuestra risa!

 

¡Ved cómo danzan libres

estos niños!

 

. . . . . . . . . . . . . . .

 

Tengo las manos

llenas de tiernos brotes

y mis raíces se hunden

en el agua.

 

Mi pelo ha crecido

en una maraña de arbustos floridos

y alegres pajaritos de canto

jamás oído

anidan ahí.

 

Yo soy la chispa

que centellea en la noche:

marca un instante

con su  punta de luz

y es la eternidad.

 

. . . . . . . . . . . . . . .

 

He tenido un sueño,

pero se ha desvanecido

al despertarme.

 

¿Queréis que me esfuerce

en recordarlo?

 

No seré yo quien se oponga

ciegamente al destino,

que ha dispuesto que un solo día

tengamos para ser felices.

 

Esta es una hermosa mañana

de comienzos de primavera,

verde y florida,

y el aire y el sol me dicen

que sólo ellos son ciertos.

 

. . . . . . . . . . . . . . .

 

Diréis que

ya está dicho,

pero en la sombra

el cazador acecha.

 

En la memoria,

el olvido.

 

En la suave brisa

de la mañana,

mil aromas nuevos,

nuevos sentimientos.

 

En lo profundo,

nada.

 

. . . . . . . . . . . . . . .

 

Ah, mi cabeza da

tantas vueltas

y una tras otra se enroscan

las ideas

en tan cerrada imagen

que, callado, dentro de mí,

vive, puro en el silencio,

el niño.

 

No pretenderé yo

desvelarle con palabras

oscuras.

 

Del que nada sabe

nada se puede decir.

 

¡Ah, prendado

de colores y miradas!

 

. . . . . . . . . . . . . . .

 

¡No tengas prisa!

¡No tengas miedo!

 

La puerta de la vida es

ancha y espaciosa

para la voluntad que quiere,

para el corazón que ama.

 

Cuando las palabras callan

resplandece la verdad.

 

¡En la música de los hombres!

¡En la mirada de los niños!

 

. . . . . . . . . . . . . . .

 

¿Qué palabra

podrá separarle del mundo?

¿Quién decirla?

¿Cómo alcanzarlo?

  

¿Quién lo alcanzará?

¿Cómo lo dirá?

¿Qué palabra podrá

separarle?

 

. . . . . . . . . . . . . . .

 

Insondables son los caminos,

como la noche profunda

y sus trayectorias.

 

Variables los instantes,

como esta fresca brisa

que acaricia nuestros cuerpos.

 

Uno detrás de otro

van pasando,

ya se pierden en la distancia

del olvido.

 

Un recuerdo extraviado

pugna aún por salir,

fresco y fragante

como si fuera ahora mismo.

 

. . . . . . . . . . . . . . .

 

 

 

¡Venus afrodisíaca,

Afrodita venérea!

 

Destrozando todas

mis previsiones astronómicas

te alzas de nuevo, brillante y hermosa,

sobre el horizonte azul

de los veranos. 

 

¡Madre del amor y la belleza,

por ti sabremos tus hijos

vivir cada instante a la claridad

de tu luz vesperal,

avanzando ya el crepúsculo

sobre el mundo,

próxima ya la

negra noche!

 

. . . . . . . . . . . . . . .

 

Palabras pintura

en el papel cueva

se extiende

en silencio

lo que veo.

 

En el bosque

sólo el viento habla:

en la copa de los

álamos susurro,

en la tormenta aullido.

 

Calla el mundo,

calla; el bisonte,

el lobo y el ciervo

callan;

el caballo y el oso,

en silencio.

 

Cuando este viento

pasa giran armoniosos

el sol y la luna

y la tierra bajo nosotros

exhala dulce su aroma

de madre.

 

. . . . . . . . . . . . . . .

 

¡Ay, si mi canto

canta,

¿qué he de hacer yo?!

 

Si se alza mi voz

en la noche

no será por nada;

si corre el agua

entre chopos,

no será por nada.

 

Lluvia rumorosa

trae la vida,

abren hombres y árboles

sedientos los brazos,

láctea y amantísima es

madre nuestra.

 

Si así es, pues,

querido,

corra cristalino líquido

por las frescas y puras

venas de la tierra

y por los corazones

enamorados de los poetas,

ebrios,

el más vibrante y vivo,

aroma de nuestros años mejores,

el canto de la tierra.

 

. . . . . . . . . . . . . . .

 

¿Dónde?

 

Ahí donde vuestras

torpes vidas,

¡hombres crueles,

imbéciles!,

no pueden penetrar:

en la sima que da terror

a los cobardes;

tras la valla

que nadie encontrará;

en la negra, terrible, helada,

la solitaria noche,

el corazón del bosque.

 

¿Cuándo?

 

. . . . . . . . . . . . . . .

 

La palabra es negra

y la noche calla.

 

Pronto si se acaba

el tiempo, tarde

si el tiempo se para.

 

Solo en lo hondo,

sólo la estrella brilla.

 

Ella lo dice todo.

Yo, nada.

 

 

 

 

Publicado en poesía | Deja un comentario

Caos

 

Hay luces y sombras,

algo que pasa veloz

y algo que se queda,

movimiento perpetuo

y cesar sin nombre,

aliento vacío,

noches y días,

pálidos reflejos,

tímidos susurros,

cae la niebla

sobre el valle en calma,

sobre la escarcha

vaga informe eso:

 

destellos azules de Sirio,

negros resplandores de Berenice,

¡Betelgeuse, la de ardiente luz!

 

 

Publicado en poesía | Deja un comentario

Tao

 

Porque tú me lo pides

escribiré porque quiero.

¡Ay, que te quiero!

 

Cae la cascada

de las palabras

tumultuosa

y radiante;

al paso de nuestras líneas

volutas,

formas evanescentes,

dibujan en el papel

nuestras miradas.

 

¡Ah!, ¿sientes

llegar por las gargantas

rugiente el fragor

de la tormenta

que descarga

sobre las montañas?

 

Relámpago y trueno

el árbol y el rayo

unieron

el cielo y la tierra

un instante.

 

¡Coge aliento:

ahí comienzas!

¡Adelante,

abajo,

de piedra en piedra,

contra el viento,

torrente,

no hay tiempo

para pensarlo!

 

Todo cambia a

tu alrededor:

llanuras como adagios,

lentos crepúsculos,

mundos a la deriva

en la única noche.

 

¡Ah, lo innombrable,

Tao,

ahora te nombro!

 

¡Tao no es Tao!

¡Tú y yo somos uno!

 

 

Publicado en poesía | Deja un comentario

Olga

 

Porque tu nombre

tiene el fulgor de las

mareas antiguas

que hermanaban hombres

y peces

en las noches súbitas;

porque vibra

en el aire un son

profundo e inquietante,

Olga,

cuando te vas;

y porque en las

noches tibias de fines de marzo

arranca la luna

agudos resplandores

de tu nombre

de cristal:

 

para ti el relámpago

que ilumina los campos

en la noche serena;

para ti la

música que trae a jirones

el viento;

para ti, Olga,

Andrómeda y sus

círculos de luz.

 

 

Publicado en poesía | Deja un comentario

Publicado en poesía | Deja un comentario

Clara

 

Coincidiste en junio

junto al río Dulce,

entre la luna llena y

el cuarto menguante.

 

A lo lejos Venus

se alzaba brillante

como una estrella.

 

En la noche transparente

el universo se asomaba

entre los árboles;

ingrávidas, flotantes,

millones de lucecitas

alrededor,

filtrándose entre las hojas:

el mundo misterioso

dentro y fuera.

 

El búho marcaba

el compás a la noche.

El gorjeo del arroyo

llenaba el cañón

con sus trinos.

El mirlo dormía,

el ruiseñor callaba.

Entre el aire y el agua

se expandía la vida.

 

Nogales, jazmines,

chopos, jilgueros,

tábanos, hombres,

tréboles, truchas,

guindos, culebras,

álamos, grajos,

campos y ríos,

dormían confiados

soñando en la llegada

del nuevo día.

 

 

Publicado en poesía | Deja un comentario

Hacer

 

¡Alcanzar la totalidad

de uno mismo!

¡Vivir la propia vida!

El único poema

que se nos da

realizar.

 

¡Ah, basta de sueños

soñados,

de verdades a medias!

 

¡Soñar la propia vida,

vivir los sueños!

 

Esa palabra que

no me sale

es una decisión.

 

 

Publicado en poesía | Deja un comentario

Mentira

 

Argumentos

y recursos

para enterrar

cualquier tipo de duda.

 

Ahí quedan

las cosas y su

evolución

perdidas en el

tiempo

y las narraciones van

ocultando a los ojos

las verdades

como puños.

 

¡Fe,

siempre fe

ciega!

 

Así se desperdician

las vidas de los hombres

que ven en las

palabras

de los otros la

existencia

y temen mirar

fuera.

 

 

Publicado en poesía | Deja un comentario

Existir

 

Aquí y ahora.

 

El espacio

cortito,

próximo,

íntimo:

la distancia

que no existe,

y el tiempo

bellísimo,

grandioso,

atronador:

el instante

en que se para

el mundo.

 

¡Abracémonos

fuerte,

fuerte!

 

 

 

Publicado en poesía | Deja un comentario

Novela

 

¡Oh, este libro

se ha convertido en una obligación

para nosotros!

Necesitamos ponernos a leer

todos los días.

Pasan y pasan las

páginas volando,

se multiplican los

personajes

y la acción se complica,

contradictoria,

como los reveses de

un río entre montañas

en su camino,

sencillísimo,

hacia el mar.

 

¡Ah, ¿cómo dar

con el movimiento

nítido del agua,

el instante precioso

de la corriente?! 

¡El balcón de un vergel

asomado a un ondulante

precipicio de álamos

que hunden triunfantes sus copas

hacia el sol que

rutila en el fondo!

 

¿Cómo dejar fuera

la noche con

su resplandeciente prado

de rocío y luciérnagas

porque en este

puntito

del espacio

se salga del tema?

 

¡Día a día

embebidos en la evolución

sin importancia

de ese protagonista que narra

en primera persona!

 

 

Publicado en poesía | Deja un comentario