Tres

 

 

 

Buitre en la jaula,

tristes palabras terribles,

las alas quietas,

la mirada ausente… 

¡Aquí acaba quien te tiene preso!,

¡aquí se hunde en el olvido el hierro!,

que, libre, te glorificas ya en lo alto

y no han de bastar lágrimas para enturbiar tu luz,

¡hijo del aire!,

¡límite nuestro!

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en poesía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s