Primavera

Por la calle del Azahar,

del azar,

voy al val de acederas.

 

Clara está la mañana,

blancas nubes en el cielo

azul;

cantan los pájaros,

la tórtola arrulla:

la música del vallecito.

 

Está el tomillo en flor.

Pan-y-quesitos, hinojo,

romero y centeno,

los campos de amapolas

saludan, rubros, obreros,

al mes de mayo.

 

Baja el arroyo cristalino

entre los nuevos chopos.

¿Dónde os habíais metido,

pillastres,

todo el invierno?

 

¡Es primavera!

 

Pasa el vencejo

rasante,

sacan al sol

sus diamantes

los grillos,

la tierra tiende

tierna

sus verdes campos.

 

¡Cereales

brotan con fuerza los corazones

del frío del invierno!

¡Ah, qué buena

senara la de este año,

la mano que lo sembró!

 

La cosecha este verano

será abundante y dorada

bajo el calor de agosto.  
 
 
 

 

 

  

Anuncios
Esta entrada fue publicada en poesía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s