Novela

 

¡Oh, este libro

se ha convertido en una obligación

para nosotros!

Necesitamos ponernos a leer

todos los días.

Pasan y pasan las

páginas volando,

se multiplican los

personajes

y la acción se complica,

contradictoria,

como los reveses de

un río entre montañas

en su camino,

sencillísimo,

hacia el mar.

 

¡Ah, ¿cómo dar

con el movimiento

nítido del agua,

el instante precioso

de la corriente?! 

¡El balcón de un vergel

asomado a un ondulante

precipicio de álamos

que hunden triunfantes sus copas

hacia el sol que

rutila en el fondo!

 

¿Cómo dejar fuera

la noche con

su resplandeciente prado

de rocío y luciérnagas

porque en este

puntito

del espacio

se salga del tema?

 

¡Día a día

embebidos en la evolución

sin importancia

de ese protagonista que narra

en primera persona!

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en poesía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s