El compromiso del poeta

 

¡Despierta, poeta,

y sueña!

¡Abre bien esos ojos

y ensancha las narices!

¿No notas el olor azul

de la vida

que rompe impetuosa

dentro y fuera de ti,

llamándote,

los mil mundos de lo que existe

flotando por doquier

a la ventura?

 

¡Venga, tío, despeina

esos esquemas,

para el mundo!

¿A qué viene ese temor

por lo que pueda pasar

mañana,

ese miedo a lo

desconocido,

si tú mismo eres un

misterio? 

Da de una vez

rienda suelta a tu fantasía.

¿Acaso te ata algo a esa vieja

naftalina de lo establecido?

 

Mientras el atardecer

no sea para ti

más que la hora de encender la luz

y la vida más que

el camino hacia

la muerte,

los despavoridos ojos bien vendados

con apreciaciones culturales,

nada sabrás,

nada verás,

mal que te pese pasarás

de todo.

 

¡Venga, hombre,

no dejes que te roben

tu libertad,

no dejes que hagan

de tu vida

un ejemplo digno

de mención,

nunca

nunca permitas

que nadie te arrebate

la responsabilidad de tus actos!

 

¡Reconcíliate con la luna

que alumbra, hermosísima,

el camino de las estrellas

y vive, humilde y generoso,

entre los hombres!

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en poesía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s