La reflexión del primate

 

La vida es una aventura

y como tal hay que afrontarla.

Con cada nuevo día mil caminos distintos

se abren ante nosotros,

con cada nueva noche el misterio llega

y se los traga todos.

¿Con qué garantía piensas que eres el mismo

cada vez que te miras al espejo?

¿Acaso el espejo es el mismo?

Cuando existes,

¿qué importancia tendrá el pasado que

no existe,

el futuro que

no existe?

Navegando sobre las olas del tiempo,

justo un momento para saludar

triunfantes a nuestro gran sol

que destella atronador arriba

y lanzarse al abordaje

con el grito estremecido

que somos.

 

(Así pensaba yo cierta mañana

lluviosa de otoño,

mientras remendaba mis calcetines,

en una época en que soñaba

con cambiar de vida

apartando a manotazos

las minucias de lo cotidiano).

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en poesía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s