Ambigüedad

Señora del atardecer

que ilumina con su luz indefinida

la hendidura entre ambos mundos;

diosa de la vida que

transcurre preñada de muerte

por encima y por debajo

de la tierra.

 

Diablillo que subvierte a los poetas

haciéndoles cuidarse una mitad

y descuidar la otra;

palmera cargada de símbolos

que dio sombra a Mahoma

en su camino a la montaña.

 

Fidelidad de los amantes

que saben

que no hay más compañera que la vida,

mientras dure;

clarividencia de los sabios

que se atrevieron a amar.

 

Idioma de lo que existe,

aquél que puntúa las acacias con el sol

y acentúa los cipreses con la luna

y escribe sus conclusiones en las páginas del mar,

armonía de las cosas.

 

Energía de rostro cambiante

que al paso del tiempo hace muecas

y dibuja mundos

y se burla de los hombres soberbios,

tan exactos y crueles.

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en poesía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s