Otoño

Al salir hacia el pueblo

pensé que lloveríamos.

Pero a poco tú comenzaste

a brillar un sol espléndido

y cuando llegamos al campo

ya éramos un hermoso día

de comienzos de octubre.

 

Dorados árboles contra

el cielo azul,

mecíamos serenos las copas

junto al canal tachonado

de hojas amarillas

y por los suaves alcores

perseguíamos

ese cierto olor a miel

de la tierra en estos días.

 

Luego nos besamos.

Y pudimos sentir la madurez

del verano nimbar

majestuosa nuestra tierra

con las vides del otoño.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en poesía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s