Píldora

¡Oh, no, por favor,

tantos problemas no:

sólo dos o tres!

Hermosos, complicados,

angustiosos, incluso,

pero sólo dos o tres,

por favor.

 

Una parejita problemática

para sacarles de paseo los días

de nervios crispados,

con los quebraderos de cabeza

graciosamente recogidos atrás

con un lacito, ella,

y el trajecito de marinero en naufragio

y el aro de dar

todo vueltas alrededor, él,

por el Paseo de la Desolación.

 

Compréndanlo, señores,

yo soy sólo un  poeta,

esa especie de vago desconcertante.

Discúlpenme, por tanto,

si tomo la píldora anticonflictiva.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en poesía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s