INVOCACION

                               

Para empezar, Poesía, te invoco,

pues éste es tu dominio, reino aéreo del poema,

corazón de los hombres sensibles,

campo florido de los mil instantes perfectos

en la mirada encandilada de los niños,

en la ilusión excelsa de los hombres buenos

que, claros en su inocencia,

te hallan y viven contigo.

 

En tu nombre comienzo la travesía

de este páramo helado, este desierto

vacío y silencioso que sólo tú puedes llenar,

sueño de amor y unidad entre los hombres,

sagrada ilusión de libertad.

 

Tú eres la riqueza de los viajeros:

tú les das la tierra toda para andar

y el firmamento entero para soñar

y la palabra viva para amar

fundidos en un abrazo como hermanos.

 

Tuyo es el desierto y su cortejo de astros,

tuya la estepa que baten las nieves de abril.

En lo hondo de tu soledad brota la fuente de agua pura

que riega el vergel soñado,

la eterna primavera

donde llega el viajero solitario

a apagar su sed.

 

En ti halla la estrella el hombre

extraviado en la noche de los tiempos,

¡oh, bella y profunda, fuerte y libre,

íntima y generosa Poesía!

 

Por ti brilla profunda la mirada de los enamorados

y llega al sentimiento del artista la inspiración preciosa,

la música que viene de lejos y suena muy dentro,

como un hondo canto.

 

Por ti alza el águila su vuelo

a las etéreas regiones del reino de la luz

y cruzando gloriosa el océano de los siglos

lleva tu palabra al día gris del hombre atribulado:

aquél que fue un día niño,

aquél que una vez miró el mundo como si fuera nuevo

y se quiso quedar.

 

Si yermo el papel aparece ante mi vista

y la extensión helada de las hojas

se me hace un páramo batido a cierzo y nieve,

tú sabrás llevarme al corazón del poema,

al hogar donde caliente generosa llama

y manos amigas llenen mi copa de vino rojo.

 

Si el papel es un desierto abrasador

(¡ah, mudas osamentas calcinándose al sol,

sordas soledades cegadas de sed!),

de tu mano he de llegar al fresco oasis

donde mi hermano aguarda:

aquél de cuya noble estirpe

divisa fuiste siempre, Poesía.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en poesía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s